Oigo mis pasos sonando sobre la madera de la pasarela que me conduce a la orilla del mar.

Mis pies sienten el calor de la arena y juegan con las conchas que trae el vaivén del océano.

Quiero jugar con el agua y disfrutar. ¿Te gustaría acompañarme? 

  La brisa del mar, el atardecer en mi piel,

el olor a verano y de mi isla.  

Las olas me abrazan y yo me dejo llevar.


EL VERANO, QUÉ BIEN TE SIENTA.